Diagnósticos de calidad de aire interior

Las empresas están incorporando cada vez más criterios ambientales en la búsqueda de aliados y colaboradores para afrontar el futuro, donde será ineludible el cumplimiento de la normativa, la innovación y la sostenibilidad.

Conscientes de esta tendencia, en Medidas Ambientales ponemos a su disposición un servicio de Diagnóstico de Calidad de Aire Interior de edificios, dando cumplimiento así al RD 238 de modificaciones del RITE (Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios). En el real decreto se incluye la obligación, con periodicidad anual, de realizar una revisión de la calidad de aire interior del edificio y de la Higiene de los sistemas de climatización, según las normas UNE 171330-1 y 2, así como la norma UNE 100012 de AENOR. Esta normativa aplica a instalaciones con potencia útil mayor de 70kW.

Como resultado del estudio se elabora un Informe de Calidad de Aire Interior, donde la valoración final será Conforme o No Conforme, en base a la normativa vigente. Debe incluirse una serie de recomendaciones y/o medidas correctoras a aplicar, en caso de que se detecte alguna superación significativa de los valores de referencia.

El alcance técnico incluye, como mínimo,  la medición de los parámetros obligatorios indicados en la norma para puntos ambientales: temperatura, humedad relativa, CO2, CO, partículas en suspensión, bacterias y hongos en aire. Se realiza una inspección visual de conductos y UTAs y se mide como mínimo los parámetros obligatorios en conductos: microbiología en aire de impulsión, microbiología en superficie del conducto, materia particulada adherida y materia particulada aspirada.

¿Por qué realizar este servicio?

  • Optimizar costes de mantenimiento y procesos de limpieza posteriores.
  • Aumentar la productividad, al mejorar las condiciones de trabajo de los empleados.
  • Mejorar la imagen competitiva, el compromiso con los trabajadores y con el medio ambiente.
  • Permite que su edificio cumpla con la normativa.
  • Identificar y eliminar focos que originan problemas o anomalías en la calidad del aire.
  • Minimizar o eliminar la exposición a condiciones ambientales adversas para los usuarios, que pueden acabar influyendo en su salud.